15 junio, 2017

Los dueños de la casa.



De todas las mascotas, los únicos que se señorean e instalan es "su lugar" son los gatos. Tanto así que se dice que los gatos no añoran a sus dueños, añoran su lugar y son felices de quedarse con la casa aunque los habitantes humanos no estén. Así olvídense: un gato, al contrario de los canes, no morirá de nostalgia por nadie. Eso me encanta de ellos; practican instintivamente el desapego...

Así dediquemos esta corta crónica a esos felinos que se han adueñado de ciertos lugares y por eso son  famosos, no hablaremos de los famosos que tienen felinos, ni de gatos de comiquitas y cine, porque ese es otro cuento.

Comencemos por Mike, que vivió en el Museo Britànico. Unos raros gatos podálicos habitan la casa de Hemingway en Cayo Hueso, Florida.  Los hay en cantidades, ocupan todos los sitios de la ahora casa-museo y seguiràn alli, ya que muchos turistas van a verlos por sus patas de 5 dedos. Los Kennedy vivieron con Socks (calcetines) en la Casa Blanca y llegó a ocupar el nombre de El  primer gato de la Nación. Totalmente negro, salvo sus patas blancas de donde proviene su nombre.  El caso de Larry es de resaltar ya que habita en el numero 10 de Dowing Str. Lo que significa que los políticos ingleses cohabitan con él... Es joven, de color gris rayado. Parece ser que por problemas de roedores, solicitaron un gato cazador a Battersea Dogs and Cats home y Larry fue designado para el trabajo. Quizá cumplió a cabalidad el mandado, o lo ha dejado a medias, ya que permanece en el cargo desde los tiempos de Cameron (2011)...  Larry tiene un libro de Memorias de su permanencia en tan prestigioso sitio, redactado por un  periodista de The Guardian.  Diariamente recibe regalos de sus admiradores. Los premiers entran y salen, pero Larry permanece;  ¿A ver cómo le va con doña Theresa May?

Probablemente hay muchos otros casos. Los gatos se han adueñado de nuestros espacios desde tiempos inmemoriales y han compartido con nosotros las buenas y las malas. Gracias a su talante independiente son ideales como mascotas, siempre y cuando uno estés dispuesto a aceptar su primacía en casa.


Caracas, junio 2017

03 junio, 2017

El sereno.




En estos tiempos de apagones forzados, debido a la ineficiencia de la única empresa que provee    energía eléctrica: Corpoelec (por supuesto dependiente del estado), conversando entre amigos llegamos a la conclusión medio en serio, medio en broma, que deberemos revivir al personaje del sereno. Un servidor público encargado de mantener iluminada las calles de nuestra ciudad. 

Cuando la luz elèctrica no había hecho su aparición, en el S. XVIII y bien entrado el XIX tanto en  Europa como en América, el sereno se encargaba de iluminar los faroles de carburo de la vía pública. Además  anunciaba las horas nocturnas y vigilaba que todo estuviese en calma. Mediante un silbato avisaba si sucedían problemas en las vías... Era habitual su anuncio en voz alta, ¡Son las doce y sereno! Con la modernidad y el uso de electricidad para el alumbrado público el trabajo de sereno, desapareció.

Caracas, junio 2016

03 marzo, 2017

La lengua materna.





Varias circunstancias se consideran al momento de definir lengua materna y no paterna, según la profesora Louise Debène de la Universitè de Grenoble (Francia)
- es  la mujer quien la transmite a los hijos,
- se adquiere  mediante la interacción con el entorno,
- va asociada a la valoración del indivíduo, en relación con otras otras lenguas adquiridas por intervención pedagógica.
Comprendo así que  desde el punto social y psicológico el manejo de la lengua materna, que podría diferenciarse o coincidir con la nativa es primordial para el desarrollo del niño. En palabras simples y hermosas, tu lengua definitiva es la primera que escuchas, cuando la madre amanta o te canta canciones de cuna.

Sostenía el filósofo Wittgenstein que la estructura del mundo viene a corresponder con la gramática lógica (1921) y que se piensa tal como se habla y no al contrario como muchos creén. Así, quien domine más idiomas vendría a tener una concepción más amplia para percibir todo lo que lo rodea. Por otra parte según el Principio de Relatividad Lingüística (PRL) Sapir-Whort (1940), se establece que existe relación entre el lenguaje que se habla y la forma en que se entiende y conceptualiza el mundo. Ambas teoría llegan a lo mismo: el límite de tu vocabulario es el límite de tu  mundo.. Si traspolamos todo esto a nuestro país en los  tiempos actuales, podemos deducir el estrecho mundo que tiene la mayorïa de nuestra población: analfabetas funcionales (ni leen ni escriben, salvo cuando usan un teléfono móvil con texto muy limitado), escuchan regatón y especialmente entre los jóvenes su lenguaje coditiano y "normal" se limita a un vocablo y dos groserías. ¡La estreches mental campea!

El 21 de febrero se celebra el Día Internacional de la Lengua Materna. Como tantas otras celebraciones, de seguro no se le da tanta importancia... Error materno es permitir que, por criar hijos en otros países donde se usen otros idiomas, dejar de un lado el suyo propio por priorizar la escuela, la socialización, etc.  En cada hogar donde se emigre, en cada mesa donde se une  la familia, debería ser casi que obligatorio hablar el idioma materno... En esas casas pondría el carteloncito, como en las vitrinas de las  tiendas, ¡Aquí se  habla español!

Para cerrar esta divagación, las feministas también deberìan hacer campaña por la preservación de la lengua matrilineal.  Yerran cuando abogan por el uso del apellio materno, cuando resulta -gracias al androcentrismo dominante- que ese supuesto "apellido materno", viene siendo la herencia patriarcal de la progenitora. ¡Apellido materno no existe! Lo que existe es la lengua materna y por su uso deberían  abogar las feministas.

Yo veo el mundo según mi idioma. Las otras lenguas que manejo son instrumentales y secundarias. Postizas... Amo el idioma español y me enorgullezco de mi lengua materna. Estoy en campaña por el rescate de ella. ¿Me acompañas?


Caracas. Marzo 2017

19 diciembre, 2016

El cafecito cordial.



"Ay mamá Inés, ay mamá Inès, todos los negros tomamos café". (Conga de Emilio Grenet.)


Somos cafeteros. Arraigada costumbre popular es amanecer con el rico olor del cafecito colado.  Antaño en la llamada media de tela. Ahora en las modernas cafeteras importadas de Itala, otra gente cafetera a màs no poder. Una de nuestras gratas costumbres es la invitación a tomar un cafecito cordial  al encontrar un amigo en la vìa, o al que llega a tu casa. Para reafirmar una amistad surge siempre la deferencia, ¡vamos a tomarnos un cafecito! Así, disfrutamos la gama que va del negrito al café con leche, pasando por guayoyo, marrón, tetero y un sinfin de ocurrentes denominaciones.

Pero ahora los cambiantes tiempos no han obligado a prescindir de tan sencillo y reconfortantc placer. Nuestro otrora renombrado café no se produce como antes, que hasta nos dábamos el lujo de exportar Ya las buenas marcas no se encuentran en los mercados. La desorbitada inflación que  nos acogota, nos constriñe a beber un cafecito al día. Si acaso se consigue y logras comprar un kilito para consumo hogareño lo atesorarás; algo así como tener en tu alacena oro en polvo... Los precios de los bienes de consumo varía de tal forma que se nos imposibilita recordar cuánto valìa algo una semana atrás.  En los tiempos que corren invitar a un amigo el cafecito cordial es todo un lujo. Una taza  grande de café con leche servida en una elegante cafetería caraqueña, de 450 bf. (que ya es caro), pasó a costar en sólo semanas 1.100 bf. Aproximadamente 110 dólares al cambio oficial (Indice Blomberg) ¡Ni se nos ocurra combinar el café con un pastel o un pedazo de torta!  El azote revolucionario que invade todos los ámbitos de nuestra existencia, también ha logrado acabar con la cordialidad venezolana que otrora nos caracterizaba. ¡El bolsillo no está pa' exquisiteces!
De ahora en adelante, cuando nos apetezca tomar un cafecito en nombre de la cordialidad lo haremos a la Canaima: cada quien se paga vaina.


Caracas, diciembre, 2016

29 abril, 2016

#UnOscarParaLeo





Fue esa la etiqueta que proliferó los recientes meses a raíz de la entrega de los premios cinematográficos Oscar.  Nunca se había armado tal revuelo: en las redes sociales, en prensa, en TV
los programas de farándula no comentaban otra cosa. En Taiwan, sus fans llegaron a fundir las prendas de plata para hacer una réplica de la estatuilla y entregarla al actor... ¿Por qué tanta insistencia a favor de Leonardo DiCaprio?  El actor-productor de reconocida trayectoria y  de los mâs taquilleros de Hollywood, tantas veces  nominado y tantas veces rechazado, nació en Los Angeles en 1974 de ascendencia italo-alemana. Preparado para incursionar en el arte escénico desde muy joven ya tiene un buen bagaje en cuanto a películas realizadas bajo la dirección de los más prestigiosos directores mundiales. Sus comienzos fueron en series juveniles de TV (1991) La Película que lo catapultó a la fama fue Titanic (Cameron, 1997) Entre sus excelentes actuaciones podemos escoger: ¿Quién ama a Gilbert Grappe (Hallstrom, 1993), Romeo y Julieta (Luhrmann, 1996), Pandillas de Nueva York (Scorsese, 2002), Atrápame si puedes (Spielberg, 2002), El Aviador (Scorsese, 2005), Revolutionary road (Mendes, 2008), El lobo de Wall street (Scorsese, 2014), El renacido (González Iñárritu, 2016) por la que acaba de ser premiado.
Muchos son los galardones en su haber: 3 Globos de Oro, Oro de Plata, Bafta, SAG, Premio de la Crítica y finalmente la codiciada estatuilla dorada. Al momento de su entrega el auditorio del bello     teatro Kodak en pleno, ovacionó de pie a la respetada persona galardonada esa noche. 

Empero, resulta que Leo despliega una muy seria actividad fuera de las candilejas, a la cual dedica tiempo e inversión. A través de una fundación que lleva su nombre (FLD) se ocupan de la biodiversidad, la preservación y el cambio climático. Esto le valió ser designado Embajador para la Paz de la ONU. Es  un activista ecológico comprometido, que convence con el ejemplo: vegano, su casa funciona con paneles solares, su vehículo es un  híbrido eléctrico y no tiene avión privado. Como ciudadano, su conducta (hasta los momentos) no ha sido escandalosa, no se comporta como vedette ni se ha visto envuelto en problemas legales. Politicamente milita en el partido Demócrata. A mí Leo me recuerda esos grandes gentlemen de la época dorada de Hollywood: Cary Grant, Gari Cooper, Tirone Power, Gregory Peck, David Nive, James Stewart y Rex Harrison. Es en esa categoría que lo ubico y admiro.

Como dije al principio, el Oscar de Leo fue muy especial.  Ahora llueven  felicitaciones, comentarios y  divertidos memes en las redes sociales... Yo nunca ví tanto revuelo, desde  cuando Marlon Brando -otro de los grandes- en 1972 no se presentó a recibir su segundo Oscar,  obtenido por su papel en El Padrino y envió a una actriz india morteamericana a recibirlo.



Caracas, marzo 2016