19 diciembre, 2016

El cafecito cordial.



"Ay mamá Inés, ay mamá Inès, todos los negros tomamos café". (Conga de Emilio Grenet.)


Somos cafeteros. Arraigada costumbre popular es amanecer con el rico olor del cafecito colado.  Antaño en la llamada media de tela. Ahora en las modernas cafeteras importadas de Itala, otra gente cafetera a màs no poder. Una de nuestras gratas costumbres es la invitación a tomar un cafecito cordial  al encontrar un amigo en la vìa, o al que llega a tu casa. Para reafirmar una amistad surge siempre la deferencia, ¡vamos a tomarnos un cafecito! Así, disfrutamos la gama que va del negrito al café con leche, pasando por guayoyo, marrón, tetero y un sinfin de ocurrentes denominaciones.

Pero ahora los cambiantes tiempos no han obligado a prescindir de tan sencillo y reconfortantc placer. Nuestro otrora renombrado café no se produce como antes, que hasta nos dábamos el lujo de exportar Ya las buenas marcas no se encuentran en los mercados. La desorbitada inflación que  nos acogota, nos constriñe a beber un cafecito al día. Si acaso se consigue y logras comprar un kilito para consumo hogareño lo atesorarás; algo así como tener en tu alacena oro en polvo... Los precios de los bienes de consumo varía de tal forma que se nos imposibilita recordar cuánto valìa algo una semana atrás.  En los tiempos que corren invitar a un amigo el cafecito cordial es todo un lujo. Una taza  grande de café con leche servida en una elegante cafetería caraqueña, de 450 bf. (que ya es caro), pasó a costar en sólo semanas 1.100 bf. Aproximadamente 110 dólares al cambio oficial (Indice Blomberg) ¡Ni se nos ocurra combinar el café con un pastel o un pedazo de torta!  El azote revolucionario que invade todos los ámbitos de nuestra existencia, también ha logrado acabar con la cordialidad venezolana que otrora nos caracterizaba. ¡El bolsillo no está pa' exquisiteces!
De ahora en adelante, cuando nos apetezca tomar un cafecito en nombre de la cordialidad lo haremos a la Canaima: cada quien se paga vaina.


Caracas, diciembre, 2016

29 abril, 2016

#UnOscarParaLeo





Fue esa la etiqueta que proliferó los recientes meses a raíz de la entrega de los premios cinematográficos Oscar.  Nunca se había armado tal revuelo: en las redes sociales, en prensa, en TV
los programas de farándula no comentaban otra cosa. En Taiwan, sus fans llegaron a fundir las prendas de plata para hacer una réplica de la estatuilla y entregarla al actor... ¿Por qué tanta insistencia a favor de Leonardo DiCaprio?  El actor-productor de reconocida trayectoria y  de los mâs taquilleros de Hollywood, tantas veces  nominado y tantas veces rechazado, nació en Los Angeles en 1974 de ascendencia italo-alemana. Preparado para incursionar en el arte escénico desde muy joven ya tiene un buen bagaje en cuanto a películas realizadas bajo la dirección de los más prestigiosos directores mundiales. Sus comienzos fueron en series juveniles de TV (1991) La Película que lo catapultó a la fama fue Titanic (Cameron, 1997) Entre sus excelentes actuaciones podemos escoger: ¿Quién ama a Gilbert Grappe (Hallstrom, 1993), Romeo y Julieta (Luhrmann, 1996), Pandillas de Nueva York (Scorsese, 2002), Atrápame si puedes (Spielberg, 2002), El Aviador (Scorsese, 2005), Revolutionary road (Mendes, 2008), El lobo de Wall street (Scorsese, 2014), El renacido (González Iñárritu, 2016) por la que acaba de ser premiado.
Muchos son los galardones en su haber: 3 Globos de Oro, Oro de Plata, Bafta, SAG, Premio de la Crítica y finalmente la codiciada estatuilla dorada. Al momento de su entrega el auditorio del bello     teatro Kodak en pleno, ovacionó de pie a la respetada persona galardonada esa noche. 

Empero, resulta que Leo despliega una muy seria actividad fuera de las candilejas, a la cual dedica tiempo e inversión. A través de una fundación que lleva su nombre (FLD) se ocupan de la biodiversidad, la preservación y el cambio climático. Esto le valió ser designado Embajador para la Paz de la ONU. Es  un activista ecológico comprometido, que convence con el ejemplo: vegano, su casa funciona con paneles solares, su vehículo es un  híbrido eléctrico y no tiene avión privado. Como ciudadano, su conducta (hasta los momentos) no ha sido escandalosa, no se comporta como vedette ni se ha visto envuelto en problemas legales. Politicamente milita en el partido Demócrata. A mí Leo me recuerda esos grandes gentlemen de la época dorada de Hollywood: Cary Grant, Gari Cooper, Tirone Power, Gregory Peck, David Nive, James Stewart y Rex Harrison. Es en esa categoría que lo ubico y admiro.

Como dije al principio, el Oscar de Leo fue muy especial.  Ahora llueven  felicitaciones, comentarios y  divertidos memes en las redes sociales... Yo nunca ví tanto revuelo, desde  cuando Marlon Brando -otro de los grandes- en 1972 no se presentó a recibir su segundo Oscar,  obtenido por su papel en El Padrino y envió a una actriz india morteamericana a recibirlo.



Caracas, marzo 2016

06 enero, 2016

El Roscón de Reyes.




En estas fiestas navideñas y especialmente en Europa, la llegada de los tres Reyes Magos tiene especial significación. Para los infantes europeos son los Reyes Magos los  que traen regalos y para celebrar el día 6 de enero en familia, se comparte el Roscón de Reyes.
Este bizcocho redondo, dulce y tierno relleno con higos, viene de muy vieja data y costumbre pagana: las Saturnales y fiesta del dios Juno romanas, en las cuales se elaboraban pasteles con sorpresas dentro -en aquel entonces una haba- y eran repartidos al pueblo... Aquel que  obtuviera el pastel favorecido tendría buenos augurios, tanto que si  era esclavo gozaba con unos días de libertad.

En el siglo III la Iglesia institucionalizó la festividad de Reyes y con ella el reparto de pasteles. Con el correr de los siglos la tradición continuó y se  estendió en Europa. Luis XV lo institucionalizó en su corte -Gateau du Roy- haciéndolo sofisticado al ponerle dentro como sorpresa, una moneda de oro.  Felipe V de Castilla y IV de Aragón -rey Borbón- lo introdujo en España de donde pasó al nuevo mundo. En muchos países Latinoamericanos se preserva la costumbre del Roscón de Reyes, especialmente en México. En Venezuela es usanza, gracias a la transculturización de los inmigrantes  españoles vnidos a nuestras tierras..  En la actualidad el Roscón lleva dentro una figurita de sorpresa. Los colores de las confituras y azúcar que recubren el Roscón: verde y rojo, simbolizan las pedrerías que adornaban los mantos de Melchor, Gaspar y Baltazar. .

En nuestra familia, mantuvimos la costumbre de la merienda de Reyes con el Roscón, hasta hace unos años atrás. Lamentablemente ahora la familia está desperdigada y los pocos adultos que quedamos en el país vamos perdiendo el  hábito, más no el recuerdo. Espero que los que están en el exterior mantenga la hermosa tradición. 


Caracas, enero 2016
Ilustración WEB.